Big Data, el tamaño NO importa

¿Big Data para empresas pequeñas? ¿Cómo puede una pyme aprovecharse de la digitalización de los consumidores y adelantar a su competencia?

Cuando planteábamos una estrategia de marketing para un cliente hace diez años, los emailings, el SEO, la presencia display en portales afines… eran patas básicas. Cinco años después el arsenal de recursos había evolucionado y comenzó a ser muy relevante tener una reputación digital bien trabajada, lo que significaba optimizar las plataformas propias (web, redes sociales…) e incluso incidir en las de terceros (blogs, influencers…).

Aparecían como setas nuevas palabras: inbound marketing, influencers, Data… que, al final, resultaban ser los mismos perros con diferentes collares. Y es que el hilo argumental no ha cambiado desde hace muchos años: las marcas deben modificar la comunicación publicitaria para tener la mejor visibilidad ante el consumidor.

Pero es cierto que, aunque no haya cambiado el qué, el cómo ha evolucionado hacia un modelo de relación con el cliente sin aristas. En el mundo digital de hoy en día el engagement, la participación de los consumidores con las experiencias que las marcas plantean, es fundamental: Acompañar al cliente en todo el customer journey de una manera no disruptiva ni invasiva, dándole los mensajes adecuados, en el momento preciso, a través del canal apropiado.

Esa orientación será fundamental en un futuro muy cercano donde la experiencia del cliente va a ser más relevante que el precio, y la propia naturaleza del producto, como diferenciación para las marcas. La huella digital que los usuarios generan a través de miles de momentos de contacto se convierte en oro.

Fuente: Google, 10 pasos para mejorar el recorrido de compra del cliente

Sin control sobre la Data, en un futuro próximo, tu competencia te arrollará.

Más de tres cuartas partes de las grandes marcas, según estudios de 2016, están de acuerdo en que la recolección, análisis y estrategia fundamentada en Data, tiene el potencial para cambiar cómo verán los negocios en el futuro.

¿Pero y las pequeñas y medianas empresas?

Aunque la, tan nombrada, digitalización de los negocios está llegando a la mayoría de las empresas del país, aún se hace complicado orientar una estrategia de marketing hacia unos datos que, en la mayoría de ocasiones, no saben tratarse. Un estudio de SAP de este mismo año nos dice que 2 de cada 3 pequeñas y medianas empresas a nivel mundial aún están en las fases iniciales de la transformación digital, un dato que parece demostrar que se trata de un cometido difícil de afrontar. Por suerte, en el mismo estudio, un 80% de las empresas dicen que el despliegue tecnológico fue más fácil de lo que anticiparon.

Así pues, ¿por qué las pymes no están aprovechando las ventajas que la Data puede ofrecerles? Básicamente por dos prejuicios: Coste y Aplicación.

¿Gasto o inversión?

Cuando se presenta la posibilidad de utilizar plataformas de analítica, en muchas ocasiones, existe el prejuicio de que el coste va a ser superior al retorno.

Aunque esto ha llegado a ser verdad en las fases iniciales de esta tecnología, donde el machine learning era más teórico que efectivo, hoy en día el panorama ha cambiado y cualquier presupuesto puede amoldarse a una solución efectiva en el tratamiento analítico de la Data.

Los pequeños negocios, de hecho, pueden aprovechar más ágilmente el feedback recogido. Una pequeña empresa tiene, de modo inherente, una mayor flexibilidad y velocidad para implementar mejoras y cambios basados en la relación con el consumidor que los grandes monstruos internacionales.

Así, una pequeña cadena de zapatos de Madrid, podría tomar la delantera en el uso eficiente de la Data a una multinacional del calzado y mejorar su producción y distribución para crecer en tiempo record. Pequeñas empresas que aplican estos modelos de eficiencia han llegado a mejorar un 400% sus objetivos de ventas.

En cuanto al coste de implementar un sistema de analítica, puede variar de cero a “infinito”. Existen soluciones en el mercado que, con más o menos acierto, transforman un flujo constante de datos en alertas visuales que pueden conducirnos a la toma de decisiones: Kissmetrics, InsightSquared, ClearStory, Qualtrics… existen, como siempre en el mundo digital, cientos de alternativas. Algunas de ellas exigen una infraestructura de recogida de datos mayor, otras se conforman con datos de encuestas… pero una de ellas, en nuestra opinión, aúna capacidad, calidad y economía: Google Analytics.

La plataforma del gigante de Mountain View es una puerta de entrada para trabajar con Data excelente. Es gratuita (la solución de pago no es necesaria para el 99,9% de las pymes), es universalmente aceptada y nos ofrece la cantidad de información necesaria para poder tomar decisiones acertadas en tiempo real.

¿Cómo aplico Big Data a mi (no tan big) empresa?

Lo vistamos como lo vistamos, la Data son números. Con más o menos información detrás, pero son un plato difícil de comer en primera instancia. Los dueños de las pequeñas y medianas empresas, en buena parte, mantienen papeles ejecutivos aun en sus organizaciones, de modo que no tienen tiempo de “ponerse el traje” de analistas de Data para tomar decisiones.

De poco sirve un dashboard con toda la información si no se traduce en un lenguaje claro y accionable. El partner que la pyme elija como compañero de viaje en la transformación digital es, pues, definitivo.

Los estudios y artículos son muy interesantes, pero lo que interesa al dueño de una empresa es saber cómo la Data me va a hacer más competitivo en mi mercado.

En OHMM somos especialistas desde hace años en el planteamiento de planes de marketing globales basados en Data, y en la creación y ejecución de campañas digitales orientadas a performance: search, programática, video, redes sociales y un ingrediente secreto nos dan la receta perfecta para conseguir generar más y mejores resultados con una eficiente gestión del presupuesto.

Contacta con nosotros para saber cómo el Big Data puede impulsar una empresa.